¿Cómo se verifica la calidad FIFA del césped artificial?

El concepto de calidad de la FIFA fue desarrollado para estandarizar la calidad de las superficies artificiales en todo el mundo, para garantizar la seguridad de los jugadores y para fomentar la contínua innovación en su desarrollo.

Para que un césped artificial reciba el distintivo FIFA RECOMMENDED, debe superar un estricto proceso de pruebas. La pauta la marca un césped natural en excelentes condiciones. Por un lado se controla la superficie en el laboratorio y por otro, se examinan numerosas propiedades del césped ya instalado. En el laboratorio se procede a identificar el césped y se le somete a pruebas para determinar características como la robustez, la resistencia climática y la interacción entre el balón, el jugador y la superficie.

La prueba del campo incluye, además del comportamiento del balón y la interacción entre el jugador y el césped artificial, rigurosas exigencias a la subestructura y a la instalación, que influyen de forma determinante sobre la calidad del campo de juego.

0002En el laboratorio se comprueba, entre otras propiedades, la resistencia a la rotura de las costuras. Otras pruebas se encargan de controlar la composición, la durabilidad y la resistencia climática del material.

0001En estas pruebas se miden la absorción del choque y la deformación vertical del césped. Para valorar la interacción entre los jugadores y el césped artificial, se analizan además el agarre, la adherencia y la abrasión y fricción en la piel.

El comportamiento del balón angulado es una de las muchas pruebas que se realizan sobre el césped la cual  mide la velocidad y la fuerza de rebote sobre la superficie en el campo de juego.

Sólo un césped completamente instalado que haya superado las pruebas de laboratorio y de campo puede obtener el sello de calidad FIFA RECOMMENDED. El certificado  es  garantía de que  el césped de un campo de fútbol (Football Turf) sea de la mejor calidad internacional. Actualmente, casi todos los grandes fabricantes son licenciatarios de la FIFA y el número de superficies que superan las pruebas aumenta con rapidez.

Actualmente, existen tres sistemas de homologación diferentes para este tipo de superficies:

Por un lado, la norma UNE-EN 15330-1:2007,  para superficies deportivas de hierba artificial de uso exterior, más orientada para deportes comunitarios, educativos y de ocio, y por otro, las que guardan una mayor relación con el alto rendimiento deportivo, como la certificación FIFA (1 y 2 estrellas), de carácter internacional, y la Marca de Calidad de la RFEF (nivel 1 y 2), de ámbito nacional. La implantación de estas acreditaciones garantiza la calidad del césped artificial, mejorando sus prestaciones y situándolo a la altura del césped natural.

El desarrollo de esta nueva norma tiene por objeto satisfacer las más elevadas exigencias en el fútbol profesional y seguir mejorando las condiciones de juego y la seguridad de los campos de césped de fútbol (Football Turf).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *