Pies y pintas contra el sistema decimal

1399220076_267865_1399220789_noticia_normal¿Sabía usted que una legua es la distancia que suele recorrer una persona a pie en una hora? ¿O que un pie tiene casi 28 centímetros y una pulgada, que viene del dedo pulgar, algo más 23 milímetros? ¿Sabía usted que una tonelada equivale a cuatro quintales, que un quintal son cuatro arrobas, que una arroba son 25 libras y una libra pesa 16 onzas? ¿O que una fanega de trigo son 94 libras pero una fanega de centeno son 90 libras y la de cebada son 70 libras?

Todo ese galimatías de medidas y muchas otras, con las que el peso, la distancia, el volumen, el área, eran calculados a partir sobre todo de la experiencia humana, y que arrojaban medidas distintas en diferentes países e incluso en diferentes zonas dentro de un mismo país, fueron sustituidas poco a poco por un patrón universal, el sistema métrico decimal, que empezaron a introducir los revolucionarios franceses desde 1799.

Hay un país en Europa, sin embargo, que siempre se ha resistido a abandonar su propio sistema, al que llaman imperial: Reino Unido. Lo más curioso es que la resistencia de muchos británicos al sistema métrico es casi igual a la que sienten hacia Europa en general y la Unión Europea en particular. Reconocen algunas ventajas, pero se resisten a renunciar a su propio sistema y, sobre todo, a lo que perciben como una imposición de fuera, aunque muchas veces esa percepción es falsa.

“Cada país tiene su cultura y su herencia, su identidad. Y esta es una cuestión que forma parte de la identidad británica”, afirma Warwick Cairns, un escritor de 52 años que en sus ratos libres hace de portavoz de la Asociación Británica de Pesos y Medidas (BWMA en sus siglas en inglés).

Cairns asegura que el sistema imperial de medidas “es muy útil y muy práctico”. “El sistema métrico se basa en un montón de cálculos muy complejos. Es muy útil para las matemáticas. Pero para la vida diaria es mejor un sistema que se basa en lo que mide el pie de un hombre, o su dedo pulgar, como hacían los romanos hace miles de años. La milla, por ejemplo, también viene de los romanos: era el equivalente a mil pasos dobles. Son medidas prácticas basadas en la vida diaria, no en cálculos mentales. Y así nos sentimos más cómodos. No se puede ser racional con todo”, ironiza.

El portavoz de BWMA recuerda que los revolucionarios franceses intentaron dividir el año en 10 meses y la semana en 10 días “pero eso era muy impopular porque se tenía que trabajar más días antes de llegar al fin de semana”. “Y fue Napoleón quien suprimió el sistema, no quien lo impuso como cree mucha gente”, sostiene. Detrás de su lógica palpitan muchas de las ideas que alimentan el euroescepticismo. No el euroescepticismo populista que odia a los inmigrantes, sino el que siente que la UE les roba el alma con decisiones que no comprenden y sienten como impuestas.

Pero, ¿cómo se va a comerciar en el mundo actual sin un sistema común de medidas? “Esa es una buena observación. Si hago un producto en China para venderlo en Inglaterra o en América no habría la misma compatibilidad de medidas. Por eso está bien que haya dos sistemas. Hay productos, como las lentes de las cámaras, en los que es más práctico utilizar milímetros: decimos 50 milímetros, no dos pulgadas. Lo importante no es forzar a la gente a utilizar un sistema u otro”.

Aunque ahora se vincula el sistema métrico con la construcción europea porque el acervo comunitario lo ha hecho obligatorio, lo cierto es que los primeros debates parlamentarios sobre su adopción en Reino Unido se remontan a 1818. Y Londres, a instancia de la Federación de Industrias Británicas, aprobó en 1965 un programa para introducirlo. Casi 10 años antes del ingreso de Reino Unido en la entonces Comunidad Económica Europea.

Ahora se acusa a Bruselas de imponer el sistema métrico, pero se tiende a olvidar que cuando en 1603 se fundieron las coronas de Inglaterra y Escocia, el sistema de medidas que prevaleció fue el inglés, en perjuicio del escocés. Y, desde 1824, la ley de Pesos y Medidas ha unificado las medidas que aún diferían según las regiones, como los galones.

Aunque su uso es obligatorio en cuestiones oficiales que afectan a la vida cotidiana, el sistema métrico no es en absoluto hegemónico. El sistema imperial todavía se utiliza en las señales de tráfico, en las que las distancias se expresan en millas, yardas, pies y pulgadas; el Gobierno renunció hace ya años al viejo proyecto de convertir al sistema métrico las señales de carretera, algo que sí hizo Irlanda. La pinta imperial sigue siendo también la medida corriente para la cerveza, la sidra y la leche; el acre para la compra/venta de tierra; y la onza troy para pesar los metales preciosos.

Las agencias inmobiliarias suelen utilizar pies cuadrados en lugar de metros cuadrados. Los diarios más conservadores tienden a usar el sistema imperial y los más liberales el sistema métrico. En las temperaturas se suele utilizar el sistema Fahrenheit cuando las temperaturas son muy altas (38 grados centígrados son 100 Fahrenheit) y el centígrado cuando son muy bajas (30 Fahrenheit equivalen a uno bajo cero centígrados, que tiene más impacto).

En 2001 saltó a los medios el caso de un vendedor de frutas y verduras que fue procesado por pesar la mercancía utilizando el sistema imperial. El comerciante perdió el caso, conocido como el de los Mártires Métricos, pero esa polémica mató la idea de eliminar por completo el sistema imperial en el comercio. Se puede utilizar, pero de forma conjunta con el sistema métrico.

El sistema imperial es de enseñanza obligada en las escuelas y el actual ministro de Educación, el conservador y tradicionalista Michael Gove, se ha comprometido a reforzar esa enseñanza y la comprensión de las equivalencias entre ambos sistemas.

Fuente: http://internacional.elpais.com/internacional/2014/05/04/actualidad/1399220076_267865.html

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *